You must enable JavaScript to view this site.
This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies. Review our legal notice and privacy policy for more details.
Close
Homepage > Publication Type > Media Releases > Haiti: the Stakes of the Post-Quake Elections

Haití: Los retos de las elecciones después del terremoto

Puerto Príncipe/Bruselas  |   27 Oct 2010

Las autoridades de Haití y la comunidad internacional tienen que asegurar que las primeras elecciones que se celebran después del terremoto tengan niveles aceptables de credibilidad y que produzcan el gobierno legítimo que se requiere para llevar a cabo la enorme reconstrucción de las instituciones y la infraestructura.

Haití: Los retos de las elecciones después del terremoto , el informe más reciente de International Crisis Group, examina las trascendentales elecciones que se celebrarán el 28 de noviembre. Se trata de unas de las elecciones más importantes en la historia del país, pues el gobierno que resulte de allí cargará con la responsabilidad de gestionar la recuperación. Sin embargo, los problemas que suelen enfrentar las elecciones en Haití se han visto severamente exacerbados por el terremoto de enero.

“La organización del proceso electoral era una tarea abrumadora incluso antes de que el terremoto causara varios cientos de muertos, destruyera la infraestructura y afectara a un tercio de la población”, dice Bernice Robertson, analista principal de Crisis Group para Haití. “Tres cuartas partes de la población vivía en condiciones de pobreza y casi toda la población urbana dependía de la economía informal. El analfabetismo ascendía al 50 por ciento, en tanto que la educación cívica era irregular. Además, la situación de desigualdad, en una sociedad dominada por la élite, era una de las más palmarias del hemisferio”.

A estos problemas crónicos se suman el carácter improvisado de la entidad encargada de organizar el proceso –el Consejo Electoral Provisional (CEP)–, un sistema de partidos débil y fragmentado y la frecuencia electoral en un país con una débil infraestructura institucional y física. Los 1.300 asentamientos temporales que surgieron después del terremoto todavía albergan a 1,5 millones de desplazados internos, que se sienten frustrados ante el empeoramiento de su situación en la temporada incesante de huracanes y se muestran escépticos con respecto a la posibilidad de un cambio positivo como resultado de las elecciones.

Las autoridades haitianas deben asegurarse de que los votantes que reúnan los requisitos necesarios estén debidamente inscritos, se les proporcione documentos de identidad y se les informe dónde votar. Se debe intensificar la educación cívica para alentar la participación e informar al electorado sobre los procedimientos de votación y sobre la importancia de tomar decisiones con conocimiento de causa. Es necesario mejorar la capacitación electoral en las urnas y fortalecer la supervisión, con el fin de garantizar el cumplimiento de los procedimientos de votación y reducir las irregularidades. Para garantizar la transparencia, a los representantes de los partidos se les debe garantizar acceso al proceso de votación y tabulación de votos.

El gobierno y la comunidad internacional deben acelerar el despliegue de observadores en mayor cantidad de la que se ha previsto. El personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas (MINUSTAH) y la policía haitiana deben garantizar un clima de seguridad –tanto antes como después de las elecciones–, sobre todo en los asentamientos cada vez más vulnerables a la delincuencia en ascenso.

Más allá de las elecciones, el nuevo gobierno enfrentará tareas urgentes, como el reasentamiento de los desplazados internos. Debe buscar un consenso político en torno a la enmienda constitucional lo más pronto posible, con el fin de reducir la frecuencia de las elecciones, y por ende su costo. Debería comprometerse con un plan de reforma institucional que incluya la promulgación de leyes encaminadas a mejorar el funcionamiento y el financiamiento de los partidos políticos y que garantice nombramientos no partidistas en un órgano de gestión electoral modernizado.

“Las autoridades que se elijan enfrentarán muchos retos”, dice Mark Schneider, vicepresidente senior de Crisis Group. “Es fundamental que la comunidad internacional les ofrezca el apoyo financiero y de otro tipo que se requiere para hacer frente a los problemas más urgentes, desde el reasentamiento hasta la seguridad y el fortalecimiento del estado de derecho. Nueve meses después del peor desastre ocurrido en la historia del hemisferio occidental, los haitianos están perdiendo la esperanza de que sus dirigentes y la comunidad internacional tengan la voluntad política y la capacidad para ayudarles a mejorar su desesperada situación socioeconómica”.

 
This page in:
English
Français
español

Podcast



Election Time in Post-quake Haiti

18 October 2010: Ten months after the devastating earthquake hit, Haiti is about to go to the polls. Crisis Group’s Senior Haiti Analyst Bernice Robertson gives an overview of the campaign, with its 66 parties and 19 presidential candidates. Listen

Elecciones en Haití

18 de octubre de 2010: Diez meses después del devastador terremoto, Haití se encuentra en plena campaña electoral para las elecciones presidenciales y legislativas en noviembre. Bernice Robertson, analista para Haití de Crisis Group, nos explica a qué retos se enfrenta el país. Escuchar

18 octobre 2010 : Dix mois après le tremblement de terre qui l'a ravagée, Haiti se rend aux urnes pour élire son prochain gouvernement. Bernice Robertson, Senior Analyste Haiti pour International Crisis Group a suivi la campagne électorale, ses 66 partis politiques et ses 19 candidats aux présidentielles. Voici ses impressions. Ecoutez

Contact Info

Michael Zumot (Brussels)
+32 (0) 2 290 57 62
@MichaelZumot

Scott Malcomson (New York)
+1 347 409 0166
@smalcomson

For more information on how to contact Crisis Group's Communications Unit, please click here.