You must enable JavaScript to view this site.
This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies. Review our legal notice and privacy policy for more details.
Close
Homepage > Regions / Countries > Latin America & Caribbean > Guatemala > Guatemala: Drug Trafficking and Violence

Guatemala: narcotráfico y violencia

Latin America Report N°39 11 Oct 2011

RESUMEN EJECUTIVO

En Guatemala, la sangrienta irrupción de carteles dirigidos por mexicanos constituye el capítulo mas reciente de un círculo vicioso de violencia y fracaso institucional. La geografía ha convertido al país – que está en la mitad del camino entre Colombia y Estados Unidos – en una de las intersecciones más concurridas para las drogas ilícitas. La cocaína (y ahora los ingredientes para las drogas sintéticas) entra por aire, tierra y mar. De ahí sigue a México, camino a Estados Unidos. El altiplano fresco ofrece un clima ideal para el cultivo de amapola. Debido a la laxa normatividad y a una larga historia de contrabando, las armas abundan. Una población empobrecida y subempleada es una buena fuente de reclutas. El ganador de las elecciones presidenciales de noviembre tendrá que enfrentar el problema de las inequidades sociales y económicas al igual que la violencia y la corrupción que asociada con el narcotráfico. Es necesario el apoyo decidido de la comunidad internacional para asegurar que estos retos no abrumen a una democracia que aún no se recupera de las décadas de violencia política y gobiernos militares.

Las pandillas y la delincuencia común florecen bajo las mismas condiciones que les permiten a los narcotraficantes operar con flagrante impunidad: fuerzas policiales desmoralizadas, un sistema judicial que suele ser objeto de intimidaciones y corrupción y una población que desconfía de las entidades encargadas de aplicar la ley, a tal punto que los ricos dependen de fuerzas de seguridad privada en tanto que los pobres se arman para formar grupos de autodefensa. Durante la última década, la tasa de homicidios ha duplicado, pasando de veinte a más de cuarenta por 100.000 habitantes. Mientras que los traficantes contribuyen a la ola de delincuencia en regiones fronterizas y a lo largo de los corredores del narcotráfico, pandillas de jóvenes siembran el terror en los barrios de Ciudad de Guatemala.

Las atrocidades perpetradas por los Zetas, la organización criminal mexicana más violenta, que decapita y descuartiza a sus víctimas para lograr el mayor impacto, generan el mayor número de titulares. Los violentos carteles de la droga, sin embargo, son sólo una manifestación de las bandas y asociaciones clandestinas que llevan mucho tiempo dominando a la sociedad guatemalteca y paralizando sus instituciones. Cómo cambiar esta dinámica será uno de los retos más difíciles para el ganador de las elecciones presidenciales de noviembre. Tanto Otto Pérez Molina como Manuel Baldizón han prometido una postura fuerte contra la delincuencia. Sin embargo, es muy probable que un enfoque de mano dura que no incluya una estrategia para fomentar el estado de derecho, sólo arroje resultados esporádicos y a corto plazo.

En décadas anteriores, el mismo Estado fue el violador más prolífico de derechos humanos. Durante el conflicto que duró 36 años y que terminó en los acuerdos de paz de 1996, las fuerzas armadas asesinaron a opositores en zonas urbanas y arrasaron con poblaciones ante la sospecha de que éstas servían como escondites para las fuerzas guerrilleras. Justo cuando Guatemala se recuperaba de años de violencia política, el control del narcotráfico sudamericano se desplazaba de Colombia hacia México. El aumento en la interdicción en el Caribe y el arresto de líderes de carteles colombianos les permitió a los traficantes mexicanos comenzar a tomar las riendas de la distribución de estupefacientes a finales de la década de 1990. La ofensiva contra el narcotráfico lanzada por el presidente mexicano Felipe Calderón después de 2006, obligó a los narcotraficantes a importar mayores cantidades de drogas a Centroamérica para luego transportarla hacia el norte por tierra.

El envío de más estupefacientes a través de Centroamérica ha tenido un efecto multiplicador sobre las actividades ilegales. La violencia es especialmente intensa en los departamentos costeros y fronterizos, donde los narcotraficantes y las pandillas han diversificado sus actividades para incluir, entre otras, el microtráfico, la prostitución, la extorsión y el secuestro.

En algunas regiones, los narcotraficantes se han convertido en empresarios prominentes, con negocios lícitos e ilícitos. Ellos participan en eventos comunitarios, distribuyen regalos a los necesitados y financian campañas políticas. Sus secuaces fuertemente armados ofrecen protección contra otras pandillas y la delincuencia común. Aquellos que financian el cultivo de amapola ofrecen a comunidades indígenas empobrecidas ingresos monetarios superiores a cualquiera que hayan conocido antes. Pero estos grupos de narcotráfico a nivel nacional operan también con impunidad a la hora de tomar tierras e intimidar o eliminar a competidores. La policía y las autoridades judiciales locales oponen poca resistencia, al carecer de recursos y ser objeto de una desconfianza generalizada.

Hay indicios de progreso. La fiscal general está reabriendo investigaciones sobre abusos de derechos humanos a la vez que toma medidas severas contra la actual amenaza que presenta el crimen organizado. Una activista veterana de derechos humanos fue nombrada por el gobierno saliente para reformar la policía. La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), una iniciativa conjunta entre la ONU y Guatemala, está impulsando procesos penales de alto perfil. Los donantes están financiando unidades previamente depuradas, brindando nuevas herramientas de investigación y construyendo nuevas instalaciones judiciales. Además, durante el último año las autoridades centroamericanas, con apoyo internacional, han arrestado a media docena de narcotraficantes guatemaltecos de alto perfil que serán extraditados a Estados Unidos.

No obstante, ponerle fin a la impunidad que ha permitido el florecimiento de redes de narcotráfico y otras organizaciones ilegales implicará un esfuerzo multidimensional a largo plazo. Para sostener los avances recientes y sentar las bases para una reforma sostenible es urgente que:

  • el nuevo Presidente le permita a la fiscal general, Claudia Paz y Paz, terminar su mandato de cuatro años, le dé su pleno respaldo a la comisionada para la reforma policial, Helen Mack, y respalde los esfuerzos de la CICIG para iniciar procesos penales de alto perfil y fortalecer las capacidades de la justicia penal;
  • líderes políticos y empresariales trabajen juntos tanto para aumentar las rentas públicas para la lucha contra la delincuencia y los programas sociales, como para idear iniciativas anticorrupción que obliguen a los funcionarios a responder cuando utilicen fondos públicos;
  • los líderes regionales aumenten la cooperación para interceptar cargamentos de narcóticos ilícitos y desmantelar grupos criminales transnacionales a través de entidades como el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA);
  • Estados Unidos y otros países consumidores brinden ayuda financiera acorde con su interés nacional en frenar el narcotráfico y con objeto no sólo de arrestar narcotraficantes, sino también de construir instituciones fuertes, sujetas a mecanismos democráticos de rendición de cuentas; y
  • los líderes internacionales abran un debate serio sobre políticas antidrogas, incluyendo estrategias diseñadas para reducir tanto la producción como el consumo. Es tiempo de reevaluar las políticas que no han logrado ni aliviar el sufrimiento causado por la drogadicción ni reducir la corrupción y la violencia vinculadas a la producción y tráfico de estupefacientes.

Ciudad de Guatemala/Bogotá/Bruselas, 11 de octubre de 2011

 
This page in:
English
español