Un nuevo capítulo para Crisis Group: mensaje de la presidenta y CEO, Dra. Comfort Ero
Un nuevo capítulo para Crisis Group: mensaje de la presidenta y CEO, Dra. Comfort Ero
Comfort Ero, then Director of the Africa Program of Crisis Group, briefs journalists on the launch of the ICG report on Mali.Adrian Sollberger (left), Counsellor at the Permanent Mission of Switzerland to the UN. April 2013, New York, U.S. CRISIS GROUP / Devra Berkowitz / UN Photo
Statement / Global

Un nuevo capítulo para Crisis Group: mensaje de la presidenta y CEO, Dra. Comfort Ero

El 24 de diciembre, el Consejo Directivo de Crisis Group nombró a la Dra. Comfort Ero como presidenta y directora ejecutiva de la organización. En este mensaje inaugural, la Dra. Ero expone su visión, objetivos y la vocación personal que impulsa su carrera en la prevención de conflictos violentos.

A menudo me preguntan cómo sería mi carrera profesional si tuviera que empezar de nuevo. Mi respuesta siempre es la misma: no sería muy diferente. Es una vocación, no una carrera; no es un empleo, sino un servicio público. Así es como veo mi trabajo con International Crisis Group.

Mis padres, quienes trabajaban en salud pública y educación, y eran voluntarios en su iglesia, me inculcaron la idea de servir al bien común. Nací en Londres, pero me enviaron a pasar los años más formativos en la Nigeria de la posguerra, donde fui criada por mis abuelos y tíos maternos. Mis familiares en Nigeria tendrían una gran influencia en la persona en la que me convertí. Mi tía mayor, antropóloga, fue especialmente importante. Ella despertó mi interés por comprender el lugar de África en el mundo, así como en las relaciones internacionales en general, y en particular sobre cómo encontrar soluciones a los conflictos y forjar la paz entre los Estados.

Los temas de la guerra y la paz han estado en el centro de mi educación y mi trabajo. Recuerdo escuchar a familiares y amigos contar historias sobre los devastadores efectos del conflicto de Biafra, mientras estudiaba la ruptura de la antigua Yugoslavia y el genocidio de Ruanda. Lo que me impulsó en mi camino desde la Organización de las Naciones Unidas en el Reino Unido (donde hice una pasantía), al Instituto Internacional de Estudios Estratégicos del King’s College de Londres, la Misión de la ONU en Liberia y el Centro Internacional para la Justicia Transicional fue el deseo de ayudar a reducir los devastadores costos humanitarios, sociales y económicos de la guerra y encontrar formas justas y sostenibles de prevenir la repetición de conflictos.

Bajo mi dirección, todo lo que haga Crisis Group permanecerá enfocado en esta única misión: evitar que las personas mueran y sufran a causa de la guerra.

En este sentido, Crisis Group, con su misión de prevenir guerras y poner fin a conflictos violentos mediante análisis rigurosos, recomendaciones prácticas y una incidencia focalizada, es un hogar natural. Me siento sumamente orgullosa de dirigir una organización cuya metodología se basa en la investigación hecha en países afectados por conflictos y que requiere que los analistas se pongan en los zapatos de otros. Bajo mi dirección, todo lo que haga Crisis Group permanecerá enfocado en esta única misión: evitar que las personas mueran y sufran a causa de la guerra. Como hija de padres cuya generación conoce de cerca el costo de la guerra y como alguien que fue testigo de primera mano de sus consecuencias, esta misión es profundamente personal para mí.

Es un privilegio tomar el timón de esta extraordinaria organización y trabajar con más de 135 brillantes colaboradores, al igual que con los más de 30 voluntarios, procedentes de países de todo el mundo, en un momento en el que la demanda de las ideas de Crisis Group es enorme y creciente. Formuladores de políticas en gobiernos, organizaciones internacionales y en otros organismos recurren cada vez más a nosotros para obtener análisis matizados, pragmáticos y empáticos, pero al grano. Nuestro acceso a formuladores de políticas en todo el mundo, y nuestra presencia sobre el terreno, nos sitúa en una posición ideal para responder al cambiante panorama geopolítico y a las crecientes tensiones entre potencias mundiales y regionales. En un mundo donde las masacres quedan impunes de manera rampante, donde las insurgencias yihadistas se expanden con frecuencia sin control, donde es muy común que potencias externas se entrometan y obstruyan la diplomacia, donde un número récord de personas mueren de hambre y son desplazadas, en gran parte debido a la guerra, y donde el Consejo de Seguridad de la ONU está cada vez más estancado y no logra hacer su trabajo, la labor de Crisis Group es más vital que nunca. A pesar de todos los desafíos, seguimos viendo y exponiendo formas realistas de prevenir, mitigar y resolver conflictos violentos.

Lideraré una organización en crecimiento, que da lo mejor de sí para prevenir, mitigar y poner fin a conflictos violentos al ayudar a dar forma a la manera como los actores y los responsables de la formulación de políticas entienden y responden a los conflictos. Protegeré la posición de Crisis Group como el primer referente para el análisis de conflictos, la principal fuente de ideas frescas sobre las crisis más destacadas del momento y una voz vital y a menudo solitaria que llama la atención sobre guerras olvidadas.

Al mismo tiempo, el próximo capítulo de la organización será testigo de una importante evolución. Me complace especialmente asumir la presidencia en un momento de emocionante innovación, iniciada por mis predecesores Jean-Marie Guéhenno y Rob Malley. Nuestro trabajo sobre el futuro de los conflictos y asuntos de género sigue siendo prioritario y, junto con nuestro equipo directivo, trabajaré para avanzar en esta importante nuevas líneas de investigación, sin descuidar nuestro enfoque central en la cobertura regional a profundidad. Para ayudar a garantizar una mejor integración del trabajo temático y regional, tengo previsto implementar un centro de innovación de expertos especializados en riesgos emergentes. Estos pueden incluir temas que ya hemos empezado a cubrir, como la seguridad climática, o nuevas áreas como la guerra cibernética o remota, inseguridad alimentaria o salud pública en relación con la dinámica de los conflictos. El centro generará investigaciones pioneras a través de toda la organización, así como nuevas ideas de financiación destinadas a atraer grandes apuestas y un mayor apoyo filantrópico para resolver algunos de los problemas más complejos de nuestro tiempo. Estos expertos apoyarán la respetada labor de nuestros seis programas regionales. También me propongo garantizar que, donde sea necesario, profundicemos y ampliemos nuestra presencia regional, de modo que sigamos siendo un socio confiable y valorado en materia de paz y seguridad a nivel mundial.

Quiero amplificar nuestra voz y hacer más visible nuestra metodología e impacto.

También tengo otras prioridades. Planeo darle un sentido de urgencia a nuestro trabajo de alertas tempranas. Vamos a renovar y ampliar nuestro rastreador mensual de conflictos mundiales CrisisWatch, que lleva diecinueve años operando, generando productos tecnológicamente avanzados que resaltan las amenazas e instan a los formuladores de políticas a actuar con prontitud. Quiero amplificar nuestra voz y hacer más visible nuestra metodología e impacto. Crisis Group se concentrará aún más en identificar los cambios de políticas específicos que queremos ver en relación con un conflicto determinado y en utilizar nuestras herramientas de incidencia y comunicación de manera más estratégica para llevar a cabo esos cambios. La creación de alianzas con organizaciones hermanas, cuando sea aconsejable, también será vital si queremos lograr cambios en las políticas. Espero destinar mayores recursos de incidencia y comunicaciones a nuestros programas regionales, descentralizando así algunas de estas importantes funciones. De esta manera construiremos sobre los éxitos de los programas de África y América Latina, donde tenemos relaciones sólidas con organismos regionales tales como la Unión Africana y hemos observado una estrecha interacción con medios de comunicación, especialmente con la prensa en español.

Gracias a nuestro Consejo Directivo, que nos ha impulsado a aprovechar nuestro gran acceso y a crear un espacio para una diplomacia más creativa, nuestro trabajo detrás de cámaras (al reunir a las partes para encontrar puntos en común) también crecerá. En los últimos años, hemos ayudado a patrocinar iniciativas de diálogo valiosas en el Golfo, América Latina y el sur de Asia, entre otros lugares. Tras hacer un balance de nuestros esfuerzos de diálogo hasta la fecha, trazaremos un camino para profundizar en esta importante labor, basándonos siempre en la demanda y en un claro sentido de nuestro valor agregado.

Me siento particularmente honrada de dirigir Crisis Group, ya que seguiré los pasos de Gareth Evans, Louise Arbour, Jean-Marie Guéhenno y Rob Malley. Cada una de sus presidencias han contribuido inmensamente a situarnos en la posición que ocupamos, y a construir la reputación de la que gozamos actualmente como la organización de prevención de conflictos más importante del mundo. Estos anteriores líderes de Crisis Group me han inspirado, asesorado y empoderado, ayudándome así en mi camino para convertirme en la nueva presidenta de Crisis Group. Estoy especialmente agradecida con Rob, quien dejó la organización en tan buen estado. Gracias a su liderazgo y al apoyo de nuestro Consejo Directivo, hemos evolucionado de manera rápida y positiva en los últimos años.

También tengo la fortuna de que nuestro nuevo vicepresidente ejecutivo, Richard Atwood, haya liderado una exitosa transición durante el último año. Bajo la dirección de nuestro Consejo Directivo, que nos empoderó a Richard y a mí para dirigir la organización en el ínterin, nuestro sólido equipo directivo y toda la familia de Crisis Group se unieron con entusiasmo para mantener el ritmo, la calidad, la intensidad y la visibilidad del trabajo que los encargados de formular políticas y nuestros donantes esperan de nosotros, lo cual continuará bajo mi liderazgo.

Espero trabajar con nuestros donantes actuales y continuar despertando su interés con soluciones audaces en las que puedan invertir, al igual que atraer e involucrar a otros nuevos donantes en nuestra crucial labor para salvar vidas. Veo a los gobiernos, fundaciones y filántropos que trabajan con nosotros como socios en ese esfuerzo, así como importantes bases de apoyo para Crisis Group. Los desafíos a los que nos enfrentamos también les quitan el sueño, ya que las crisis a menudo les afectan directamente.

La equidad de género ha mejorado en la organización en los últimos años, especialmente en los niveles directivos, pero aún podemos mejorar.

Al asumir el liderazgo de Crisis Group, soy consciente de las importantes conversaciones que se están llevando a cabo en muchas instituciones sobre diversidad, equidad e inclusión, especialmente en un momento en el que una pandemia global ha agravado la desigualdad y nos ha obligado a replantearnos la manera en la que trabajamos, nos comunicamos y nos tratamos unos a otros. La equidad de género ha mejorado en la organización en los últimos años, especialmente en los niveles directivos, pero aún podemos mejorar. Tenemos que hacer más para garantizar que nuestro personal represente mejor a los países en los que trabajamos. Como directora del Programa para África, al igual que otros directores regionales, le di gran importancia a lograr este objetivo y como presidenta de Crisis Group continuaré esforzándome para garantizar que nuestro personal sea un reflejo de la diversidad de los lugares que cubrimos.

Un equipo feliz es un equipo productivo. Debemos invertir en nuestro activo más preciado: nuestra gente, no sólo nuestros expertos más respetados y visibles, sino también los que desempeñan funciones básicas detrás de cámaras y que permiten que nuestros programas brillen. Esto es vital para mí y es algo que estamos analizando muy de cerca en Crisis Group. Parte de esto consiste en garantizar que nuestros paquetes de compensación sean competitivos y que el personal reciba una remuneración adecuada y se sienta inspirado a permanecer más tiempo en la organización a través de una trayectoria profesional clara. También invertiré en flujos de trabajo eficientes y crearé más oportunidades para conectar a nuestro personal global entre sí para proteger nuestro preciado sentido de comunidad.

Agradezco al presidente de Nigeria Muhammadu Buhari por su declaración sobre mi nombramiento y su reconocimiento al papel de Crisis Group en la formulación de políticas que construirán un mundo más pacífico. Estoy inmensamente orgullosa de ser la primera presidenta africana de Crisis Group y la segunda mujer, después de Louise. Agradezco las muestras de apoyo que he recibido de personas de todo el mundo y me honra recibir sus amables palabras sobre lo que mi nombramiento significa para ellos. Estoy especialmente en deuda con varias mujeres que me alentaron y prepararon para el liderazgo. Mi éxito también es suyo.

Termino con un mensaje para mis colegas, la familia de Crisis Group: mi liderazgo es un testimonio de su éxito; juntos podemos alcanzar nuevas alturas, abrir nuevos caminos y continuar cumpliendo la misión de los fundadores de Crisis Group establecida hace más de un cuarto de siglo para salvar vidas en un mundo desgarrado por la guerra y la violencia. Espero liderar junto a ustedes en el formidable desafío que supone esta misión.