icon caret Arrow Down Arrow Left Arrow Right Arrow Up Line Camera icon set icon set Ellipsis icon set Facebook Favorite Globe Hamburger List Mail Map Marker Map Microphone Minus PDF Play Print RSS Search Share Trash Crisiswatch Alerts and Trends Box - 1080/761 Copy Twitter Video Camera  copyview Youtube
Por qué es importante la investigación en género y conflicto
Por qué es importante la investigación en género y conflicto
Crisis Group's Senior Analyst on Gender Azadeh Moaveni converses with a internally displaced woman in Maiduguri, epicentre of Boko Haram insurgency in Nigeria, in December 2018. CRISISGROUP/Jorge Gutiérrez Lucena

Por qué es importante la investigación en género y conflicto

En Crisis Group, creemos que la interacción entre género y conflicto es de vital importancia. Pero consideramos cuidadosamente lo que implica una perspectiva de género y las trampas conceptuales que debemos evitar. Por ejemplo, las mujeres no son solo víctimas, sino que tienen agencia y elección.

En octubre pasado, Etiopía nombró a su primera presidenta, la única lideresa de un Estado africano en la actualidad. En muchos parlamentos nacionales, desde México hasta Ruanda, las mujeres ahora igualan o superan a los hombres. Uno de los más poderosos foros de justicia transicional en la historia reciente, realizado en Túnez, es supervisado por una mujer. Esa es la buena noticia. Sin embargo, además de estos logros visibles para las mujeres en el ámbito del liderazgo en altas esferas del poder, las mujeres también continúan sumando al saldo de víctimas de conflictos y de violencia sexual. También se unen de manera más visible a movimientos insurgentes, lo que ayuda a alimentar conflictos violentos que tradicionalmente se consideran del dominio exclusivo de los combatientes masculinos. Y, en el contexto internacional, los líderes populistas patriarcales están alcanzando el poder en una amplia gama de países, con una retórica hostil a la idea misma de los derechos de las mujeres y la igualdad.

En resumen, en este momento de gran agitación en el orden mundial, la cuestión de género está a la vanguardia de un gran número de disputas políticas, desde las luchas por sacar ventaja en la política estadounidense hasta los frágiles Estados en posconflicto de África y Medio Oriente. Para celebrar el Día Internacional de la Mujer, Crisis Group ha publicado varias piezas cortas esta semana con el objetivo de exponer una visión más matizada y comprender cómo las dinámicas de género interactúan con el conflicto y la violencia política, así como algunos de los complejos desafíos que enfrentamos al trabajar en este terreno. Mucho ha cambiado desde que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó su histórica resolución 1325 sobre mujeres, paz y seguridad hace casi dos décadas.

Cómo las identidades de género dan forma al conflicto

En general, parece haber una mayor conciencia de cómo las identidades de género, - en efecto, lo que significa ser un hombre o una mujer “ideal” en una sociedad determinada y cuáles son sus presuntas responsabilidades y aspiraciones asociadas-, a menudo dan forma y, a veces, incluso dirigen la forma en que los conflictos sobre tierras, poder y recursos emergen y el modo en que son combatidos alrededor del mundo. En contextos donde los gobiernos claramente le están fallando a sus ciudadanos a través de formas de represión extrema o corrupción, por ejemplo, grupos militantes a veces explotan la brecha creada por el fracaso del Estado para ayudar a los jóvenes a contraer matrimonio, estableciéndose así como mejores proveedores de un indicador de estatus clave, llenando las expectativas de los jóvenes de ser capaces de ser esposos o esposas. Los propios Estados a veces hacen uso de sensibilidades acerca del honor y la violencia sexual como una forma de castigar y reprimir a sus opositores políticos, hombres y mujeres por igual. En conflictos desde Somalia a Afganistán, los movimientos insurgentes a menudo retan la legitimidad de los gobiernos federales haciendo cuestionamientos sobre la igualdad de género o el estatus de la mujer como imposiciones occidentales.

En nuestro trabajo, Crisis Group se está enfocando cada vez más en la interacción entre género y conflicto. Pero también creemos en adoptar una visión cuidadosa y matizada, considerando precisamente lo que implica una perspectiva de género y, lo que es más importante, algunas de las trampas conceptuales que debería evitar. Buscamos ver cómo hombres y mujeres experimentan los efectos de la corrupción, el colapso del Estado, la violencia de pandillas y el desplazamiento en formas dispares. Destacamos los roles, a veces discretos y sin resaltar, que desempeñan las mujeres para impulsar el diálogo entre las partes en conflicto, y tratamos de promover su inclusión cuando se inician negociaciones serias de paz.

Pero también consideramos los roles de las mujeres como actores del conflicto, no solo como víctimas, sino como perpetradoras, con agencia y elección. De hecho, una de las líneas clave en nuestros informes y análisis involucra a las mujeres y la militancia y los dilemas que enfrentamos en la interpretación de los roles que desempeñan las mujeres en los grupos insurgentes. Esto es especialmente urgente hoy, cuando el Estado Islámico está perdiendo su último dominio territorial en el norte de Siria, y muchos gobiernos enfrentan el retorno de sus ciudadanas miembros de ISIS, y están encargados de procesar y rehabilitar a mujeres cuyo grado de culpabilidad y participación en la evolución y atrocidades cometidas por este grupo es aún poco comprendido.

Reconocer la influencia y rol central de las mujeres en los grupos militantes también requiere una evaluación matizada de sus varios niveles de responsabilidad.

Como lo demuestra nuestro trabajo en campo a través de los años, muchas otras sociedades y Estados enfrentan desafíos similares en sus propias insurgencias y guerras. Sea desde el contexto del movimiento de Boko Haram, en el noreste de Nigeria, o del extenso control de Al-Shabaab en muchas partes de Somalia, las mujeres se unen y luego abandonan los grupos armados, sus propias vulnerabilidades sociales y reivindicaciones a menudo se fusionan con reivindicaciones y fisuras más amplias que dichos grupos reflejan y explotan. Las mujeres forman parte esencial de la aparición de muchos de estos movimientos armados: muchas mujeres somalíes, por ejemplo, inicialmente estaban afiliadas al movimiento al-Shabaab para protegerse de la violencia de los clanes en guerra. En Nigeria, los militantes de Boko Haram apelaron de manera efectiva al anhelo de las mujeres de obtener cierta independencia y oportunidades al ofrecerles educación religiosa y alguna opción matrimonial en medio de un entorno corrupto y empobrecido por el fracaso estatal. Recientemente, hemos comenzado a abordar los roles activos, operativos y de apoyo que desempeñan las mujeres en estas insurgencias, incorporando ese conocimiento en nuestras evaluaciones de estos grupos y las estrategias que proponemos para contrarrestar su atractivo.

Existen otras complejidades. Reconocer la influencia y rol central de las mujeres en los grupos militantes también requiere una evaluación matizada de sus varios niveles de responsabilidad. El reto es cómo refinar nuestra interpretación de la participación de las mujeres sin pasar de una vista binaria a otra, de un lado ver a las mujeres como esposas pasivas o las llamadas novias yihadistas, o del otro como combatientes depredadoras responsables de las atrocidades más terribles de grupos militantes, a la par que sus contrapartes masculinos. Nuestro trabajo en Nigeria en particular ha tratado de abordar esta pregunta, integrando en la historia de Boko Haram,- tan a menudo recordada por el movimiento #BringBackOurGirls que se enfoca en las víctimas del grupo - una representación de las mujeres que conscientemente han aumentado las filas de los grupos mientras sufren ellas mismas su propia crueldad.

Estas preguntas solo tocan la superficie de nuestro proyecto Género, Paz y Seguridad, el cual estamos decididos a desarrollar y profundizar.

Nuestro artículo del 6 de marzo analiza el espacio reducido para el activismo de las mujeres en América Latina y más allá. El blog "Nuestros viajes" del 5 de marzo explora la creciente esfera de la sociedad civil en Irak a través de una serie de hombres y mujeres jóvenes que están encontrando nuevos caminos para ejercer influencia política y social. Esto es solo el comienzo del trabajo continuo sobre este tema que desarrollaremos durante el próximo año y más allá.

Haz click aquí para acceder a más publicaciones que reflejan los distintos modos en que género y conflicto interactúan. 

Crisis Group's Director of Research & Special Adviser on Gender, Isabelle Arradon describes Crisis Group's thematic priorities on Gender. CRISISGROUP