Las guerras en América Latina para el 2014
Las guerras en América Latina para el 2014
The Faces of Conflict: A Visual Journey Through Latin America
The Faces of Conflict: A Visual Journey Through Latin America

Las guerras en América Latina para el 2014

En un análisis preparado por el International Crisis Group para la revista Foreign Policy y publicado a principios de este año, destacamos los diez lugares del mundo en donde se agudizarán los conflictos armados y la violencia. La lista incluyó obvios candidatos como Siria y la República Centroafricana. El único país latinoamericano que entró en esta relación fue Honduras.

La lista es elaborada anualmente sobre la base del trabajo de nuestros analistas ubicados en más de 55 países en el mundo. En el caso de América Latina, nuestra elección recayó en Honduras debido a la combinación fatal de tres factores: el índice de homicidios más alto del mundo, la pobreza y el deterioro de las instituciones públicas. Sin embargo, vale la pena reflexionar sobre otros países de la región que quedaron fuera de la lista.

Nuestra principal preocupación radica en el impacto de la criminalidad organizada y lo que podemos denominar "insuficiencia institucional" en varios países latinoamericanos. 

El triángulo norte de América Central, conformado por Guatemala, Honduras y El Salvador, es el primer lugar de preocupación. Los grandes carteles de narcotráfico han encontrado en esta zona un paraíso de impunidad frente a instituciones débiles. En El Salvador, por ejemplo, fue tal la expansión y poder de estos grupos que el gobierno tuvo que aceptar (o incluso promover) una tregua entre las maras que devastaban la capital. En diez años los muertos por actos violentos se estiman en más de 300.000.

Pero el problema no es solo de países pequeños y con pocos recursos. México enfrenta el desafío de ser la sede de los carteles de la droga más poderosos de la región. La guerra desatada en el 2006 ha dejado ya más de 80.000 muertos. Esta cifra supera en más de 50 veces el total de muertos por la violencia política en el Norte del Cáucaso. 

No se necesita la presencia de carteles poderosos para la expansión de la violencia. Venezuela es el mejor ejemplo de cómo el homicidio se vuelve rutina y la inseguridad ataca a todos los estratos sociales. La incapacidad institucional, traducida en una impunidad de más del 95 %, promueve la delincuencia incluso en contextos de creciente reducción de la pobreza.

El artículo de International Crisis Group destaca los esperanzadores avances del proceso de paz en Colombia. Sin embargo, el término del conflicto armado no significa el término de la violencia, pues proliferan las llamadas bandas criminales y la valiosa ubicación geográfica colombiana la hace objeto del deseo de muchos grupos de criminalidad transnacional.

Dos son los factores que motivan nuestra preocupación: la cambiante estructura de la criminalidad transnacional (que está muy lejos de parecerse a los viejos carteles de los noventa), y la debilidad de los Estados. A ello se suma el hecho de que la región latinoamericana es la más desigual del mundo. 

Como consecuencia de la violencia, un fantasma recorre América Latina: el de la respuesta autoritaria. Sacar a los militares a la calle y responder a los cantos de sirena que piden mano dura es ceder espacios duramente ganados al autoritarismo y a las dictaduras. Aún es tiempo de hacer las cosas bien, pero no nos queda mucho.

Subscribe to Crisis Group’s Email Updates

Receive the best source of conflict analysis right in your inbox.