icon caret Arrow Down Arrow Left Arrow Right Arrow Up Line Camera icon set icon set Ellipsis icon set Facebook Favorite Globe Hamburger List Mail Map Marker Map Microphone Minus PDF Play Print RSS Search Share Trash Crisiswatch Alerts and Trends Box - 1080/761 Copy Twitter Video Camera  copyview Youtube
La nueva neutralidad de México en la crisis de Venezuela
La nueva neutralidad de México en la crisis de Venezuela
Una Táctica de Alto Riesgo en Venezuela
Una Táctica de Alto Riesgo en Venezuela
Mexico's President Andres Manuel Lopez Obrador gestures during a news conference at National Palace in Mexico City, Mexico December 26, 2018. REUTERS/Daniel Becerril

La nueva neutralidad de México en la crisis de Venezuela

Divergiendo de los Estados Unidos y de los demás estados latinoamericanos influyentes, México no ha reconocido la proclamación de Juan Guaidó como presidente de Venezuela y, en cambio, ha abogado por negociaciones para poner fin a la crisis del país. Como lo explica el analista senior de Crisis Group, Falko Ernst, esta posición está arraigada en una nueva doctrina de política exterior mexicana.

¿Cuál es la posición de México sobre la cambiante situación en Venezuela?

México se negó a reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, y adoptó una posición neutral con respecto a su lucha por el poder contra el presidente en ejercicio, Nicolás Maduro. Esta postura es única entre las principales potencias de las Américas.

Otros pesos pesados ​​regionales, como Argentina, Brasil, Canadá y Colombia, han seguido el liderazgo de los Estados Unidos al aceptar el anuncio de Guaidó sobre la base de que el presidente en ejercicio, Maduro, ganó la reelección del año pasado de manera fraudulenta. Estos países han hecho eco a las demandas de Guaidó, y de su lenguaje directo, al pedirle al "usurpador" Maduro que renuncie para dar paso a un gobierno de transición liderado por Guaidó, mientras que Venezuela se prepara para unas elecciones libres y justas. Por el contrario, Andrés Manuel López Obrador, quien asumió la presidencia mexicana el 1 de diciembre de 2018, luego de una aplastante victoria electoral en julio pasado, y su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dejaron muy claro que “México no participará en el desconocimiento del gobierno de un país con el que mantiene relaciones diplomáticas". López Obrador y Maduro se conocen: el venezolano estuvo en la Ciudad de México para reunirse con su homólogo el día de su posesión.

Con respecto a cómo resolver la crisis venezolana, México ha establecido un punto medio entre las otras grandes potencias del continente quienes insisten en que Maduro se vaya y la posición de Rusia y China, respaldada por Bolivia, Cuba y Nicaragua, de que se quede. México tampoco se ha alineado por completo a la posición adoptada por varias naciones europeas, entre ellas Francia, Alemania, España, los Países Bajos y el Reino Unido, que en conjunto emitieron un ultimátum exigiendo que Maduro convocara elecciones dentro de ocho días o bien reconocerían a Guaidó como presidente interino. En cambio, México ha firmado una declaración conjunta con Uruguay pidiendo una salida negociada a la situación actual para evitar "una escalada de violencia que podría empeorar las cosas". Ambos países han llamado a una conferencia internacional de países y organizaciones multilaterales que tengan una posición neutral con respecto a Venezuela, que se celebraría el 7 de febrero en Montevideo. Por ahora, no está claro qué otros países u organismos de internacionales y de la ONU participarían, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores brasileño y otros partidarios nacionales y extranjeros de Guaidó ya han criticado dicha iniciativa. Queda por verse si estos dos países tendrán la oportunidad de actuar como mediadores en una crisis que ha generado fuertes divisiones internacionales y podría llevar a una conmoción mucho mayor en Venezuela, ya sea por un cambio caótico del régimen o por el atrincheramiento de Maduro en el poder.

¿Cuáles son las principales tendencias de la opinión pública mexicana con respecto a Venezuela? ¿Cómo está cambiando la opinión pública a medida que se desarrolla la crisis?

La opinión pública mexicana está fracturada aproximadamente en tres vertientes.

En un extremo del espectro ideológico hay un segmento que considera al gobierno de Maduro como un bastión de resistencia a la ilegítima interferencia de los Estados Unidos en América Latina y que considera que el continuo reconocimiento de Maduro por parte de México es esencial para esta causa.

En el extremo opuesto del espectro, un grupo más grande compuesto por opositores del presidente López Obrador ve la postura de México hacia Venezuela como un signo más de sus afinidades ideológicas con la izquierda autoritaria de América Latina. Esta facción incluye críticos que tienden a representar al presidente como un populista irresponsable de la misma clase que el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, y temen que esté llevando al país hacia un desastre económico, mientras que invade sus instituciones con personas leales a su partido. Estas representaciones constituyeron la columna vertebral de una campaña política, difundida en gran parte en las redes sociales, que buscaba obstaculizar la candidatura de López Obrador a la presidencia. Un esfuerzo similar ahora apunta a desacreditarlo en el cargo. Las imágenes, prominentes en redes sociales, de largas colas en las estaciones de servicio debidas a cierto pánico como resultado de la escasez de gasolina, que fueron provocadas por las acciones del nuevo gobierno en contra del robo de petróleo, han ayudado a alimentar la percepción de una economía que va en la dirección equivocada. Ataques de esta naturaleza son parte de los esfuerzos para desacreditar a la izquierda democrática en América Latina, y se han desplegado desde 2015 en las elecciones en Argentina, Brasil y Colombia, entre otros.

Entre los dos polos se encuentra un tercer grupo considerable pero menos estridente, que incluye muchos analistas destacados, quienes acogen con satisfacción la respuesta cautelosa del gobierno de López Obrador, que contrasta con la asidua oposición del gobierno mexicano anterior al gobierno de Maduro. En esta facción confluyen aquellos que esperan que México pueda surgir como un defensor de una diplomacia matizada entre los antagonismos en la región, y una respuesta a aquellas fuerzas que amenazan con llevar a la región hacia un conflicto.

A López Obrador le gustaría cultivar una mayor autonomía a nivel de política nacional y exterior con respecto a los Estados Unidos, y al mismo tiempo seguir siendo un buen vecino para todos.

Después de dos meses de López Obrador en la presidencia, ¿cómo está tomando forma la nueva política exterior de México? ¿Cuáles son las principales continuidades y cambios del pasado?

La respuesta de México a la crisis venezolana no es improvisada. Es la primera prueba real de un credo de política exterior que Ebrard describió el 9 de enero. Basada en la doctrina Estrada formulada en 1930 por el entonces ministro de relaciones exteriores de México, esta doctrina predica una estricta no intervención en los asuntos de otros estados y el respeto por la soberanía sumado a la resolución no violenta de conflictos. Durante 70 años, esta doctrina ayudó a mantener a México al margen de disputas regionales polémicas y, por lo tanto, ayudó al Partido Revolucionario Institucional en el poder a no llamar la atención o la intromisión de forasteros. Incluso después del 2000, cuando un candidato del partido de la oposición ganó la presidencia por primera vez desde el ascenso al poder del partido en 1930, la doctrina Estrada se conservó durante más de una década, - con la notable excepción de línea más dura sobre abusos de derechos humanos en Cuba - y el país se mantuvo en gran medida pasivo en el escenario internacional. Sin embargo, el carácter tradicional de la diplomacia mexicana cambió hace dos años bajo el mandato del ex presidente Enrique Peña Nieto, cuando su gobierno se unió a los llamados a un cambio político en Venezuela, en parte como resultado de la necesidad percibida de aplacar a la nueva administración Trump y suavizar su hostilidad en materia de comercio y migración con México.

En su camino de vuelta a la doctrina de Estrada, el gobierno de López Obrador le ha dado un pequeño giro insistiendo en que la política exterior de México debe incluir un "profundo compromiso con los derechos humanos". Pero esta adición viene con reservas. El presidente y su equipo han indicado que no tirarán ninguna piedra mientras México siga estando en una casa de cristal: en otras palabras, no denunciarán abusos de derechos humanos en ningún otro lugar hasta que el propio historial de derechos humanos en México, empañado por desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas estatales durante la "guerra contra las drogas", mejore. La forma en que se sopesará esta defensa de los derechos humanos contra el no intervencionismo aún está por verse en la práctica. Esto también significa que es difícil predecir cómo la política exterior de la nueva administración se desvinculará de sus predecesoras.


¿Cómo están evolucionando las relaciones entre EE. UU. y México bajo López Obrador?

A López Obrador le gustaría cultivar una mayor autonomía a nivel de política nacional y exterior con respecto a los Estados Unidos, y al mismo tiempo seguir siendo un buen vecino para todos. Estos dos objetivos ya se encuentran en discrepancia en relación a los EE. UU.; Ebrard y su equipo están tratando de sosegar al vecino del norte, y están intentado obtener el respaldo de los EE. UU. para una iniciativa de desarrollo económico notable que abordaría algunas de las causas de fondo del problema de la migración a través de México y hacia los EE. UU. También se han ganado el beneplácito de Washington al continuar actuando como un estado amortiguador, absorbiendo o deportando a los refugiados y migrantes centroamericanos y albergando a los que buscan asilo en los EE. UU. aunque López Obrador ha dicho que no quiere problemas con nadie, incluido Donald Trump.

Pero este objetivo no está perfectamente alineado con los objetivos de una Casa Blanca que continúa presionando a México para que coopere bajo sus propios términos en la reducción de la migración desde América Central, y muestra poco interés en abordar las causas económicas y de inseguridad que impulsan dicha emigración. Además, ninguna de las iniciativas anteriores de López Obrador evitará que el presidente de los Estados Unidos haga un gran esfuerzo para cumplir su promesa central de campaña de "construir ese muro" a toda costa, un plan que el presidente mexicano hasta ahora ha evitado condenar, calificándolo de "asunto interno" de los EE. UU. Sin embargo, la retórica agresiva de Trump hacia México y las necesidades humanitarias provocadas por su política hacia los solicitantes de asilo que permanecen al sur de la frontera mientras se procesan los casos, probablemente se traduzcan en problemas internos inevitables para el gobierno mexicano. Con Trump como presidente, las relaciones seguramente seguirán siendo inestables, y las fricciones sobre temas más cercanos que lo referente a Venezuela, sin duda supondrán las pruebas más duras de la nueva política exterior de la administración de López Obrador.

Juan Guaido, President of Venezuela's National Assembly, reacts during a rally against Venezuelan President Nicolas Maduro's government. Venezuela January 23, 2019. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Una Táctica de Alto Riesgo en Venezuela

The Venezuelan National Assembly’s chairman, Juan Guaidó, has declared himself interim president, with the support of several foreign governments. Unless the Venezuelan military backs his move, it is unlikely to topple incumbent President Nicolás Maduro and could unleash greater repression and even outside military intervention.

¿Qué está pasando en Venezuela?

El 23 de enero, en medio de manifestaciones masivas por parte de la oposición que llevaron a cientos de miles de personas a las calles de la capital venezolana, Caracas, el político de oposición Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, - actualmente la institución con más legitimidad democrática  en el país, dado que fue elegida en las últimas elecciones libres y justas de Venezuela en 2015 -, anunció que asumía la presidencia de la república, desafiando al presidente Nicolás Maduro, quien fue juramentado para un segundo mandato tan solo dos semanas antes. Después de varios días marcados por asambleas públicas, feroces protestas y un pequeño levantamiento militar contra Maduro, los partidos de oposición en la Asamblea respaldaron la acción de Guaidó. Este fue reconocido inmediatamente como presidente por los EE.UU., Canadá y una docena de otras naciones del hemisferio occidental, incluidos Brasil y Colombia, dejando a Venezuela con dos hombres que reivindican la presidencia.

¿Quién es Juan Guaidó y por qué se proclamó como presidente?

Juan Guaidó es un miembro del parlamento de 35 años del partido de oposición Voluntad Popular. Fue elegido presidente de la Asamblea Nacional el 5 de enero, de conformidad con un acuerdo de la oposición para rotar esta posición entre los diferentes partidos políticos. Su nombre y rostro no eran conocidos para la mayoría de los venezolanos ya que era un miembro de Voluntad Popular de rango relativamente bajo. El líder de este partido, Leopoldo López, está bajo arresto domiciliario; el número dos, Carlos Vecchio fue obligado a exiliarse; y el número tres, Freddy Guevara, por temor a ser arrestado, solicitó asilo en la embajada chilena, dejando al partido en manos de políticos novatos y desconocidos para el público. Pero esto se convirtió en una ventaja para la oposición, cuyos ya hastiados partidarios le dieron la bienvenida a una cara nueva y acudieron asiduamente a las reuniones en apoyo a su plan para un gobierno de transición. Muchos gobiernos en el continente americano consideran que las elecciones del 20 de mayo de 2018, que hicieron que Maduro ganara un segundo mandato, estuvieron gravemente viciadas, y respaldan a la oposición cuando denuncian que éste está usurpando la presidencia. Guaidó, ha declarado el derecho de asumir una presidencia interina, de conformidad con el artículo 233 de la Constitución, que determina que si la Asamblea Nacional decide que el presidente no cumple con sus obligaciones básicas o ha dejado el cargo, el presidente de la Asamblea tiene derecho a asumir el poder temporalmente y declarar elecciones dentro de los 30 días siguientes.

¿Cuál es el posible impacto en la crisis venezolana?

El cálculo de la oposición y sus aliados extranjeros parece ser que al reclamar la presidencia interina, demostrando un apoyo popular masivo en todo el país y entre todos los sectores de la sociedad, incluyendo antiguos aliados del gobierno enfurecidos por la hiperinflación y la escasez de alimentos, y obteniendo un respaldo internacional poderoso, Guaidó forzará una división en el gobierno de Maduro o, quizás de manera más crítica, en las fuerzas armadas. Si elementos del ejército con suficiente poderío rompieran con Maduro, podrían obligarlo a retirarse del poder o a negociar la salida del cargo. En teoría, esto permitiría a Guaidó tomar las riendas del gobierno y convocar nuevas elecciones generales.

Si Maduro retiene el apoyo de las fuerzas armadas, es casi seguro que intentará mantenerse en el poder y derrotar violentamente a quienes lo desafían.

Si bien la situación en Venezuela está en desarrollo, hasta ahora ningún funcionario militar de alto rango o líder de unidades militares ha anunciado su apoyo al gobierno interino de Guaidó. De hecho, el alto mando reiteró su  lealtad a Maduro. Al menos hasta ahora, la división que esperaba la oposición no se ha materializado. Si Maduro retiene el apoyo de las fuerzas armadas, es casi seguro que intentará mantenerse en el poder y derrotar violentamente a quienes lo desafían.

La pregunta es si la oposición o sus partidarios extranjeros tienen un plan de respaldo. Si no es así, - y no hay ninguna señal evidente de que lo tengan-, y si su plan actual no tiene éxito pronto, su posición podría tornarse muy precaria, ya que serán altamente vulnerables a la represión de Maduro. En ese momento, el balón volverá a la cancha de los partidarios extranjeros de Guaidó. Entonces podrían enfrentar el incómodo dilema de hacer poco y parecer impotentes, o de exponerse al desastre interviniendo militarmente.

¿Qué papel juegan los gobiernos extranjeros?

El presidente Trump ha dicho que responsabilizará a Maduro "directamente por cualquier amenaza que pueda presentar para la seguridad del pueblo venezolano". Poco después de que Washington reconociera a Guaidó como presidente, Maduro rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos y ordenó a sus diplomáticos que se retiraran en un lapso de 72 horas. Washington se ha negado a sacarlos, diciendo que solo reconocería las acciones del nuevo gobierno.

La Unión Europea y otros gobiernos latinoamericanos siguen demandando una solución negociada que conduzca a elecciones libres.

Este enfrentamiento plantea la posibilidad de varios escenarios peligrosos. Los partidarios de Maduro o las fuerzas de seguridad podrían organizar un bloqueo a la embajada de los Estados Unidos en Caracas. Maduro también podría poner en evidencia a Washington y reprimir a sus detractores de todos modos, asumiendo que las acciones a tomar solo se limitarán a más sanciones, tal vez incluyendo un embargo de petróleo, y que él puede resistir la presión. Si bien el año pasado el presidente Trump ya había insinuado que una intervención militar extranjera podría sacar a Maduro, no hay señales de que tal intervención sea inminente. Eso podría cambiar dependiendo de la forma como se negocie con los diplomáticos de los Estados Unidos o si el gobierno en ejercicio decide arrestar o perseguir al presunto presidente o disolver la Asamblea Nacional.

Es probable que otros gobiernos del hemisferio que han reconocido a Guaidó sigan el liderazgo de los EE.UU. en la aplicación de más sanciones. Pero la comunidad internacional está lejos de estar unida. Rusia, China, Turquía, Irán y varias naciones latinoamericanas, incluyendo Bolivia, Cuba y Nicaragua, han dado su respaldo a Maduro. Por su parte, la Unión Europea y otros gobiernos latinoamericanos, especialmente México y Uruguay, siguen demandando una solución negociada que conduzca a elecciones libres, aún cuando la UE en particular ha expresado su apoyo a la campaña de la Asamblea para restaurar la democracia en Venezuela.

Este último escenario parece el camino menos peligroso para salir de la crisis. Pero el éxito dependerá en parte de un firme apoyo internacional para crear condiciones de negociación favorables. La UE ha propuesto establecer un Grupo de Contacto, destinado a reunir a los opositores y aliados de Maduro. Este grupo, que debería ser amplio e incluir a los países considerados neutrales, representaría un paso importante en esta dirección. Ya sea que Maduro sea derrocado o no, alcanzar un acuerdo político viable entre sus partidarios y los de Guaidó será crucial para lograr una transición pacífica y sostenible. Esto es especialmente importante teniendo en cuenta la presencia de numerosos actores armados estatales y no estatales en suelo venezolano y la urgente necesidad de estabilizar una economía en colapso.