Las zonas fronterizas necesitan más atención
Las zonas fronterizas necesitan más atención
Colombia’s Peace at Stake in Polarised Election
Colombia’s Peace at Stake in Polarised Election

Las zonas fronterizas necesitan más atención

Hoy, 8 de Noviembre, los presidentes de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia se reúnen en Bogotá. Discutirán, entre otras cosas, la amenaza de Ecuador de retirarse de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), después de un bloqueo de la frontera por parte de camioneros colombianos. Los gobiernos deben aprovechar esta crisis. Es una oportunidad para revisar y reajustar sus políticas fronterizas.

Garantizar el flujo libre de comercio y personas a través de las fronteras es vital para las economías nacionales y las comunidades locales. Las zonas limítrofes particularmente las de Colombia, necesitan una atención más integral. En los últimos 15 años, fronteras porosas, con una débil presencia de instituciones públicas funcionales, han ofrecido ventajas estratégicas a actores armados ilegales. Han facilitado además el fortalecimiento de economías ilegales, como el tráfico de drogas y el contrabando de combustible y otros bienes.

La respuesta de todos los actores a la agravante situación en las fronteras colombianas ha sido reforzar la presencia militar. Pero esto sólo ha traído un alivio temporal. Las operaciones de los grupos armados ilegales se concentran cada vez en las regiones periféricas. Las zonas de frontera, especialmente en el sur, permanecen altamente expuestas a los cultivos de coca. De ambos lados de la frontera entre Colombia y Ecuador, los niveles de violencia se encuentran muy por encima de los promedios nacionales.

Para el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tomar cartas en el asunto de fronteras es una prioridad. Ha tomado acciones rápidas para restaurar las relaciones diplomáticas con Ecuador y Venezuela, deterioradas desde la última administración. La cooperación en materia de seguridad ha mejorado también. Sin embargo, a un año del gobierno de Santos, la luna de miel diplomática ha fallado en cambiar la realidad que se vive en el terreno. El desplazamiento interno continúa, y un alto número de colombianos cruzan la frontera en busca de refugio.

Lo que se necesita para abordar estos problemas no es solamente un nuevo impulso de integración económica para aumentar el acceso al empleo formal y fomentar la movilidad social. Se requieren también respuestas efectivas a la creciente emergencia humanitaria. Esto incluye la atención a las personas internamente desplazadas y a los refugiados, lo cual puede ser controversial a nivel interno. Sin embargo, restringir estas políticas, como lo hizo Ecuador con los refugiados, sólo empeora la crisis humanitaria. Los gobiernos de la CAN también deberán incrementar los esfuerzos para disminuir el déficit institucional de las autoridades locales y regionales.

Las inconformidades del gobierno ecuatoriano y su amenaza de retirarse de la CAN, les da a los mandatarios del club ciertas oportunidades. Pueden crear conciencia acerca de la preocupante situación de las comunidades locales expuestas al intenso conflicto armado, al igual que sobre la ausencia de instituciones públicas fuertes y la falta de oportunidades económicas. Sin un acercamiento más integral, a nivel nacional, binacional y multilateral, la problemática de las fronteras seguirá alimentando el conflicto colombiano, mientras que su fragilidad frena la posibilidad de alcanzar una mayor cooperación regional.

Subscribe to Crisis Group’s Email Updates

Receive the best source of conflict analysis right in your inbox.